La influencia de las RRSS en el mobile gaming

Desde hace unos meses, e imagino que como a mí a mucha gente, me salen constantemente anuncios de juegos de móvil en mis RRSS. En su mayoría suelen ser “mierdijuegos” que así los llamamos entre mi grupo de amigos.

El bombardeo de anuncios

Nos pasa sobre todo en Instagram, pero en una medida tremenda. No exagero si digo que de cada 5 anuncios que me salen, mínimo 2 son de videojuegos para móviles. Parece una media relativamente pequeña, si. Pero si tenemos en cuenta el ritmo de anuncios que te presenta la red social que es aproximadamente un anuncio cada 3-4 publicaciones, te acabas “tragando” varias decenas de anuncios por hora.

No obstante, también pasa en otras redes sociales como Facebook (totalmente normal ya que son los propietarios de Instagram), Twitter y otras menos utilizadas, pero en menor medida. Aun así, si las juntas todas, el bombardeo de anuncios de juegos de móvil es considerable.

Esto es, entre comillas, entendible, ya que los anuncios se basan al final en tus preferencias y si sueles jugar casi cada día, aunque sea un rato a algún juego de móvil, ellos evidentemente lo van a saber. El problema está en la calidad de estos, y para muestra un botón:

Esto que veis aquí arriba es el top de juegos gratuitos más descargados actualmente en la Google Play Store. No quiero sonar grosero o despreciar el trabajo de nadie, pero sin duda alguna y echando un vistazo por encima a la mayoría de ellos son juegos poco elaborados. En estos, la mayor parte del tiempo te la acabas pasando viendo otros anuncios para conseguir mejoras o simplemente poder seguir jugando (¡y la mayoría de anuncios de estos juegos son de otros juegos!). Son juegos por lo general fáciles de jugar, con una progresión que te hace avanzar cada vez un poco más para que vuelvas a intentarlo una siguiente vez.

Hay varios problemas más con ello

Además del ya mencionado bombardeo, esto genera algunos problemas más. El primero es que son juegos bastante adictivos por su sencillez y querer llegar más lejos, aunque sin embargo y por experiencia personal (y de cercanos) son juegos que acabas desinstalando a los pocos días.

El segundo de ellos es que ocupan y “ensucian” el top juegos de la plataforma (en la App Store de iOs también ocurre, aunque en menor medida) y dejan menos visibles otros juegos más elaborados y que se merecerían más estar ahí.

Por último, está el problema añadido de que algunas de ellas te meten a presión y sin que te des cuenta (que sí, que te pide permisos de almacenamiento, pero esperas que hagan un buen uso de ello y sin embargo te almacenan un montón de anuncios sin que te des cuenta.

Esta es una dinámica difícil de parar y que parece que funciona. De hecho, yo mismo conocí así uno de los juegos que más he jugado durante el último año y del cual os hablé hace unos días: Archero. Un juego que al principio era muy simple pero que su compañía ha sabido desarrollar y mejorar muy bien. Es el ejemplo de un caso en el que el juego ha pasado de ser algo muy simplón a funcionar a la perfección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡¡Contenido Protegido!!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: