Los juegos inacabados y los eternos retrasos

No es fácil, para mí, escribir este post. Voy a tratar varios temas y voy a intentar expresarme lo mejor que pueda. Pero es algo que me corroe tanto por dentro desde unos pocos años atrás que me cuesta mucho ser objetivo.

Esto no es normal. Lo que le están haciendo a una industria tan fuerte, longeva y en pleno auge no es normal. La industria del videojuego actual se va a pique y nosotros no hacemos más que aplaudirles con las orejas. Aunque por suerte, no todos.

Y es que últimamente nos están mal acostumbrando a que nos vendan los juegos inacabados, ya sea a medias o llenos de errores que más tarde te solucionan o vendiéndote un (o varios) DLC en el primer caso, y con actualizaciones constantes poniendo parches en los múltiples y tediosos bugs que te “comes” si juegas a la mayoría de juegos de salida.

Están llevándolo a un extremo irreversible

Esto no puede seguir así, no es algo sano. Es normal que las empresas quieran explotar al máximo el rendimiento y quieran darte un extra para complementar un buen juego que te ha gustado. Eso es totalmente lícito e incluso loable. El problema es cuando en vez de venderte una “expansión” a un juego completo, te venden el juego incompleto y posteriormente te cobran otros XX euros para tener la otra mitad del juego.

Me voy a centrar en un caso concreto, pero es uno de los más claros exponentes del tema. Es el caso del que probablemente sea la gallina de los huevos de oro de Nintendo: Pokémon. En esta última edición, Pokémon Espada/Escudo, hemos podido ver lo mejor y lo peor de Nintendo y Game Freak. Me explico:

Por fin, después de muchos años esperándolo, tenemos un multijugador que nos aporta algo más que fríos combates o intercambios. Introdujeron una de las novedades más sonadas como es el sistema de incursiones multijugador. Cooperas con otros 3 entrenadores para derrotar a un Pokémon colosal y así tener la opción de capturarlo. Y hasta este punto, parece que todo es bonito y correcto.

Saber que van a mantener ventas, hace que se relajen

El problema nos lo encontramos a los pocos días. Los hackers habían conseguido meter, vía exploits, Pokémon que no se encontraban disponibles todavía en la edición. Y no solo eso, sino que además conseguían crear incursiones de Pokémon “shiny” constantemente. Hasta el punto en que era más fácil encontrar incursiones de Pokémon “shiny” que con sus colores naturales. Esto es algo que, dentro de lo que cabe, podía pasar en una de las primeras versiones del juego, pero con un parche o actualización deberían haber solventado.

Y este es uno de los dos puntos que quiero tratar sobre este caso concreto. Game Freak no se ha preocupado en absoluto del problema, y después de más de medio año del lanzamiento es algo que todavía sigue ocurriendo. Y perdonadme si peco de iluso pero esto es algo que deberían haber solventado hace mucho, mucho tiempo.

Pero ahí no acaba todo con estos juegos, y con esto enlazo en el segundo punto que quería tratar sobre ellos. El juego base, el que tenemos disponible desde Noviembre de 2019, es únicamente la mitad del contenido que iba a haber en el juego. En pocas palabras, nos vendieron por 60€ la mitad del juego, y ahora pretenden cobrarnos otros 30€ por la otra mitad del contenido. Es decir, si queremos jugar al juego completo, tenemos que desembolsar 90€. La puntilla de todo esto es el servicio de banco renovado, el Pokémon Home, con un precio de 16€ anuales que suponen más de tres veces el precio que pagábamos por el servicio del Pokémon Bank en las anteriores generaciones.

Cuando el problema se convierte en la norma

Pero este no es un caso aislado. Es un caso que por desgracia no para de repetirse esta generación con una tendencia que va en alza en todas las plataformas y que se está convirtiendo en la norma. Y lo peor es que mientras sigan vendiendo lo que venden, no les va a preocupar en absoluto.

Luego llegamos al caso inverso, juegos que quieren sacar tan pulidos (aunque al final acabamos teniendo que vivir con varios parches en el 90% de los casos) que se pillan los dedos con las fechas y sufren uno o incluso más de un retraso (ejem, Cyberpunk, ejem).

Con esta bonita imagen nos hacían saber el segundo retraso del juego

Estos son unos casos a los que también nos estamos empezando a acostumbrar y que a muchos nos acaba generando frustración. Nos comunican que están desarrollando el juego, posteriormente nos enseñan cinemáticas, después nos enseñan partes del gameplay… Y después de todo ello nos dan una fecha aún con el juego a medio hacer. Esto para mi es un claro ejemplo de lo que no deberían hacer.

2020 está siendo el punto de inflexión

Vivimos en un mundo donde lo que nos mueve es el hype, el ansia por que llegue aquello que más esperamos, y donde no paramos de decepcionarnos retraso tras retraso. Llevamos actualmente la mitad del 2020 y ya hemos sufrido retrasos tan sonados como los dos de Cyberpunk 2077, FF VII Remake, TLOU: Part 2, Watch Dogs Legion o Marvel’s Avengers. Y este es solo un pequeño resumen de una lista con la que podría ocupar varias líneas más en esta publicación.

Centrándonos en Nintendo, tenemos casos bastante particulares y que por una parte está bien que así sea, pero por otra no. Tenemos numerosos juegos anunciados, incluso desde hace varios años y de los que aún no sabemos ni cuándo podrían ver la luz aproximadamente.

Nintendo juega con una estrategia distinta

El primero de los casos es Metroid Prime 4, juego del cual nos hicieron saber que estaba en desarrollo durante el E3 de 2017 y que posteriormente en enero de 2019 supimos que iban a volver a empezar con él. Luego tenemos el caso de Bayonetta 3, el famoso Hack ‘n’ Slash de Platinum Games, exclusivo para Nintendo y del cual supimos en diciembre de 2017 y desde entonces poco se sabe sobre él.

Esto es lo único que hemos podido ver sobre él

Por ultimo tenemos dos casos más recientes aunque con casos menos graves que los anteriormente mencionados. No More Heroes 3, del cual supimos hace bastante menos tiempo (Diciembre de 2019), con fecha 2020 pero del que no sabemos nada desde entonces. El otro es secuela de TLOZ: Breath of the Wild (del cual hace unos días os hablamos en NintenZone) del cual sabemos de su existencia desde Junio de 2019 y, al igual que el anterior, también sale en 2020 pero no sabemos todavía nada sobre él.

En definitiva, estas prácticas son algo que los jugadores más veteranos (los que venimos desde la época en que SEGA todavía fabricaba consolas que competían con Nintendo y Sony) no acabamos de asimilar, pero que desde luego parecen haber llegado para quedarse y que personalmente no me gusta ni un pelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡¡Contenido Protegido!!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: